¡SÍGUENOS!
¡COMPARTE!
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp

¿Vives?

Tú ¿Vives o sólo respiras? 

Es la pregunta que me hago cada día… ¿Estoy realmente vivo?

¿Cuál es la razón de mi existencia? o mejor ¿Por qué sigo existiendo?

Vivo para escribir, para reír, para amar y porque no, para morir… A la muerte estoy esperando, cada día que pasa siento un gran dolor y un vacío enorme al pensar que mis seres queridos quizás morirán primero, sí, soy egoísta; no quiero sufrir por su adiós.

Entonces ¿Vivo o sólo respiro? 

Escribo para sentirme vivo, un poco de ron y unos cuantos párrafos hacen que mis penas no me ahoguen.

Es que puedo jurarlo, si no escribo, quizás ya no estuviera aquí.

Entonces ¿Vivo? 

Creo que sí, que estoy vivo, porque duele, porque siente el calor de las lágrimas que recorren mis mejillas, porque el alma se me fragmenta en mil pedazos y cada noche le grito al cielo que me ayude… Y en la mañana siguiente tomo cada pedazo de mi alma y lo coloco nuevamente en su lugar para decir “Duele, pero aun resisto”. 

Creo que estoy vivo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: