¡SÍGUENOS!
¡COMPARTE!
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp

Un metro de distancia.

No puedo dormir… me rindo, acepto amarte, nunca tenerte y siempre verte ser de alguien más. Estar tan cerca y tan lejos, puedo escuchar el silencio como me pide a gritos que te diga lo que siento. Y es que al escuchar tu voz mi cuerpo se estremece, creas reacciones en mi universo que no tienen explicación.

Estar a un metro de distancia y sentir que nos divide una galaxia, soñar con colocar mis manos en tu cintura, vivir con la esperanza de que mis dedos encajen entre los tuyos, ser el dueño de tus suspiros y tú la dueña de mis amaneceres… sueño con ser feliz a tu lado.

Besar tus labios sería mi actividad favorita, acariciar tu cabello mientras lees tu libro favorito, ambos desear que sea domingo y pasar el día en pijama.

Es que no deseo que tú seas mía, yo deseo ser tuyo.

Pero es muy tarde ya, me rindo y acepto todo, acepto solo ser quien soy, acepto la idea de que nunca serás mía, que mis manos no estarán en tu cintura y que mis dedos no encajaran con los tuyos, que tus suspiros no serán míos y que mis amaneceres no serán tuyos.

Aunque nunca te lo diré, tú eres el amor de mi vida, quizás no de esta vida, pero puedo asegurarte que te buscaré en todas las siguientes.

Es que eres tú, mi desastre favorito.

Posdata: Quédate en casa, solo deseo cuidarte.

Posdata de la posdata: Lee un libro en esta cuarentena, quizás este te pueda interesar ¡Aquí!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: