¡SÍGUENOS!
¡COMPARTE!
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp

Solo un segundo.

“Pudimos ser el infinito, pero decidimos convertirnos en solo un segundo.”

Recuerdo la primera vez que la vi, era una chica común nada fuera de lo normal, su uniforme de la escuela hacía que se confundiera con la multitud y yo solo apreciaba como su cabello baila con el viento.

Nunca me atreví a decirle ni una palabra, nunca le dije que me encantaban las chicas que son “común”; en fin es tarde ya.

Es tarde para decirle que mis días tenían sentido por ella, que a pesar que ella se perdía en la multitud, yo siempre podía encontrarla.

Creo que es un poco tarde para decirle que odiaba ver como la hacían sufrir, que yo solo observaba desde lejos, que me falto valor para decirle “Él no te merece”.

Muchos años ya pasaron y aún recuerdo la primera vez que la vi, recuerdo cuando me la presentaron y recuerdo como yo disimulaba no sentir nada por la chica común…

Nunca olvidare ese día que pensé en acercarme y besar sus labios, debí hacerlo… Quizás la historia sería diferente, quizás ella sería la persona que esta durmiendo esta noche en mi cama, pero no lo es…

No besé sus labios, no le dije que se veía hermosa, nunca le dije que yo no la haría llorar, no pude jugar con su cabello hasta que se quedará dormida…

Nunca le dije que el café de sus ojos me hacía pasar noches enteras en vela, no le dije que su mano se veía mejor cuando tomaba la mía y que esa persona que la hacía llorar nunca iba a notar lo increíble que ella era.

Es tan tarde para decirle que me enamoré, que sin hablar demasiado ella me enamoró.

Y es que hoy la vi y recordé su voz, recordé sus momentos tristes y pensé.

¿Pudimos ser el infinito?

2 comentarios en “Solo un segundo.”

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: