¡SÍGUENOS!
¡COMPARTE!
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp

Presione 1.

-Hola… solo deseaba saber cómo estás, quería saber un poco más de ti, hoy se cumplen seis meses desde tu partida… y… aún pienso en ti.

Pienso en tu cabello, en tus besos y en esos pequeños hoyuelos que se creaban cuando tú sonreías… Esos que alteraban mi universo y ponían patas arriba toda mi existencia.

Que largos han sido estos seis meses, seis meses sin ti, sin escuchar tu voz, sin sentir el calor de tu piel y sin poder tocar tus labios…

Es que es infinito el vacío que dejaste en mi cama, nada ni nadie puede llenarlo, antes te escribía poemas de amor, ahora escribo poemas para intentar llenar el vacío.

Sí, sé que fallamos, que perdimos y que nuestra eternidad solo fue un breve momento en esta vida, pero aunque tú no estés a mi lado, eres la causante de mis sonrisas, los recuerdos invaden mi mente día a día; ¿Cómo pudimos perdernos? Y digo perdernos porque el amor es mutuo.

Seis meses desde que nuestro “felices para siempre” encontró su fecha de expiración, seis meses sin escuchar tu risa, joder como he podido soportar tanto…

Solo llamaba para decirte que aún te amo… que la vida es un poco más vacía ahora que no estás…

Quería contarte que ya he mejorado mucho, que he dejado de llegar tarde, soy más responsable que antes, que ya soy más ordenado, que encontré las llaves que había extraviado y que ahora las películas románticas me interesan un poco más… Quería contarte que repare la mesa de noche que tanto te gusta y que todo está igual que cuando te fuiste…

Llamaba para recordar los momentos felices, esos en los que te quedabas dormida en mi pecho, que deseabas que fuera sábado en la noche para ver películas y quedarte dormida antes de que iniciara y al día siguiente preguntarme de que se trataba la película.

Extraño los domingos, eran nuestros días, 24 horas solo para nosotros…

Te llamaba para recordarte que aún espero que vuelvas, ya te fui a buscar al fin del mundo y no he logrado encontrarte, muchos dicen que tú eres la que me está esperando… como odio no haber cambiado antes, como odio no haberte entregado todo de mi, juramos ser eternos, juramos estar juntos hasta el final, pero hoy tú no estás aquí.

Seis meses… desde aquel día… desde aquella llamada; seis meses desde que escuché que tú habías fallecido.

Solo te llamaba para decirte que odio que en el paraíso no puedas tener un celular…

Posdata: Aún sigues siendo eterna.

*Presione 1 para enviar el mensaje de voz*

Bip

*Mensaje enviado*

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: