¡SÍGUENOS!
¡COMPARTE!
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp

Mis ojos te buscaban…

Y mis ojos te buscaban, buscaban perderse en el infinito de tu mirada, navegar por cada centímetro de tu alma, hasta llegar a las cordilleras que se encuentran dónde termina tu espalda.

Tocar el vació de tu existencia y llenarlo con la melancolía que abruma mi vida, desear que el tiempo se detenga y nos vea bailar, danzar como el viento hasta llenar de orgasmos nuestra existencia.

Te buscaban mis ojos una y otra vez, deseando llenar el espacio que dejaste en mi universo, te buscaba mi alma, mi vida y mucho más; le preguntaba a los demonios que habitan en mi memoria por ti, sabes, incluso ellos te extrañan… Extrañan esa manera de caminar después de conmigo pecar, extrañan los besos de buenos días, extrañan poder tener mi vida en tu vida.

Es que si supieras lo mucho que me lastima saber que ya no coincides conmigo en esta vida, es que no te imaginas cuanto daría por un tenerte un segundo de mi vida.

Volver a escuchar esos “Te amo” entre gemidos, volver sentir un poco de vida mientras tocaba tu piel, es que hace mucho frío desde que no estás.

Es que la vida conspiró a mi favor y lo logré, logré recorrer todo de ti, todo… recorrer tus miedos, tus sonrisas, tus lágrimas, tus logros y tus derrotas, complementé tu vida, pero ahora no estas.

Besé cada espacio que llevaba tu nombre y lo volvería hacer por el resto de mi eternidad.

Se que lo dijimos “Hasta que la muerte nos separé”… Pero porque tuvo que separarnos tan rápido.

Porque te fuiste.

El vació y el dolor no se describe, no hay una palabra para lo que estoy sintiendo, te extraño, cuando me duele tener esta gran cantidad de recuerdos, queman cada espacio de mi mente, de mi alma, queman mi corazón.

Solo un segundo, solo eso pido… Mis ojos te buscan una y otra vez, pero ya no estás.

Mis ojos te buscan, te extrañan y quisiera volver verte…

Posdata: Eres el amor de mi eternidad.


 

 

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: