¡SÍGUENOS!
¡COMPARTE!
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp

Carta.

Foto de cottonbro en Pexels

En algún lugar del universo, 30 de noviembre de 2020.

Thalía Hernández.
En algún lugar de mi vida.

Asunto: Confesión.

Estimada Thalía.

Por este medio quiero hacer una confesión.
Desde el día en que te conocí no he dejado de pensar en ti, recuerdo que no podía escuchar tu voz sin sentir la necesidad de estar a tu lado.
Recuerdo que solo teníamos amigos en común, que nunca me presente formalmente y que yo no era nada para ti; se que es muy tarde, que nuestras vidas ya tienen su rumbo y que nunca estaremos juntos.


Sé que estás con alguien más y eso me hace muy feliz, pero no podía pasar un segundo más de mi vida con esto en mi pecho… Joder… Como puedo explicarte esto.
Desde el primer día imagine una vida atu lado, pensé que tú eras el amor de mi existencia y que yo iba a curar cada una de tus heridas, pero no lo hice.


Me hice a un lado, solo te vi florecer, vi como te curabas, como llenabas de esplendor al universo, vi cada una de tus etapas, aunque nunca lo dije, joder te veías hermosa de cabello corto, yo solo deseaba secar tus lágrimas y ser la persona que te diera los buenos días, que te hiciera reír, pero no lo hice… Y cuando lo intenté ya tenías alguien más… Dolió, pero recibí tus noticias con una gran sonrisa en mi rostro.


Lo confieso, aun te amo, sabes hay alguien más durmiendo en mi cama, compartiendo mi vida, hay alguien que me llena de felicidad, pero lo confieso, tú eres el amor de mi vida, quizás no de esta, pero si de todas las siguientes.


Quizás el destino no nos quiso ver juntos, pero yo solo deseaba besar tus labios, tomar tu mano, hacer poesía, escribir solo de ti… Solo deseaba ser tu pareja de cuentos, ese que te abrazaba en momentos difíciles, ese que odiaba la infidelidad y que podía amar a una sola mujer mil vidas más… Solo deseaba ser él.
Confieso que nunca te deje de amar, que acepte que en mi vida nunca ibas a estar y que en tu corazón nunca iba a tener ese lugar.

Te buscaré, lo prometo, dedicaré todas mis vidas siguientes, pero yo te buscaré y te amaré como nadie lo ha hecho en el universo.

Confieso que te amo.

Atentamente.

Juan Mejia.
En algún lugar del universo.


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: