¡SÍGUENOS!
¡COMPARTE!
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp

Aquella noche.

“El destino no conspiro a nuestro favor”.

Existen amores imposibles, esos amores que vuelven loco a cualquiera; y bueno, algunas veces pienso en ti, en nuestra vida, en todo lo que nunca pudimos ser, pienso en esas madrugadas que no compartimos, en esas llamadas que nunca hicimos; algunas veces pienso en lo injusto que fue el destino ¿Y si me hubiera dejado besar aquella vez?

Como sea, la vida sigue sin ti…

Hoy te vi, lucias tan feliz, ella es una buena chicha y puedo ver en sus ojos cuanto te ama. Solo que en algunos momentos cuando no puedo conciliar el sueño, llegó a pensar que yo debería ser quien te diera ese beso de buenas noches, que la vida es injusta, sueño con estar tus brazos, cierro mis ojos y te imagino besando cada espacio de mi piel, te veo sonriendo a mi lado; juro sentir el cálido toque de tu mano en mi mano.

Es que quiero que sepas que aún siendo “nada” yo te extraño.

Quiero soñar contigo, hablar sobre cual sería el nombre de nuestros hijos, mirarte en cada amanecer, dejar que mi vida sea junto a ti.

Quisiera tener un aniversario, celebrar “San valentín”, me encantaría darte beso y decirte “Feliz navidad”, no te imaginas cuanto me gustaría ser tu “todo”.

Y aunque sé que es imposible, que esto no ocurrirá, hay noches que no dejo de pensar en ti; en aquel momento en que te conocí, cuando hablamos un poco más, no dejo de pensar en los momentos que no supimos aprovechar.

Quizás y solo quizás, en esta vida el destino no quiso conspirar a nuestro favor… Quizás fuimos una historia sin principio, solo tuvimos un final.

El destino no conspiro a nuestro favor, y esta noche tú estás allá y yo aquí, extrañandote.
Sabes… yo aún te amo; y no sabes lo difícil que es amar y no ser amada, pero irónicamente soy feliz por ti, el dolor que siento sanará.

Solo espero coincidir en otra vida, tú me debes muchas madrugadas.


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: